COVID-19 EN NIÑOS. ¿ES REALMENTE UNA ALARMA?

¿Qué ocurre con los niños y el Covid-19? ¿Cuáles son sus niveles de contagios? ¿Qué acciones tomamos en las escuelas?

Por el Dr Cristian Duré

Una de las dudas más frecuentes que tienen miles de personas en todo el mundo, tiene que ver con la relación que tiene el coronavirus con los niños.

¿Puede comprometer su salud severamente? ¿Qué cuidados se tienen que tener en cuenta? ¿Hay altas o bajas probabilidades de que contagien a otras personas?

La transmisión del covid-19 se ha vuelto más contagiosa para cualquier grupo de edad, sobre todo al tratarse de la variante delta. En las regiones donde hay una alta cifra de adultos vacunados y baja cifra de niños vacunados, se espera que en los siguientes meses se notifique una alta proporción de niños contagiados de covid-19. Por esta razón, sé realizaron diversas investigaciones para estudiar la relación y el impacto del virus en infantes o personas de unos pocos años.
Los niños de todas las edades pueden contraer y transmitir covid-19. No obstante, tienen una tasa mucho más baja de hospitalización, cuidados intensivos o muerte que otros grupos etarios.

Por esta razón, la decisión de cerrar las escuelas debido al covid-19 debe ser una de las últimas opciones. Los impactos físicos, mentales y emocionales negativos que produciría el cierre de las escuelas son igual de importantes y graves que el impacto económico que azotó a todo el mundo debido a la pandemia. Como se ha investigado y demostrado que los niños pueden transmitir con facilidad el covid-19, si es necesario generar campañas y acciones públicas para la vacunación de todos ellos.
Cabe destacar que debido a todas las cepas de covid-19 que existen hasta el momento, hay que continuar con medidas de cuidado para prevenir el contagio masivo: distanciamiento físico para evitar la propagación del virus e higiene apropiada, adecuados a todo el entorno educativo, así como también al familiar de cada niño.
Otras medidas fundamentales que las escuelas no deben ignorar son los testeos y casos positivos. Se deben establecer estrategias para poder identificar casos asintomáticos a tiempo, así como también incentivar a los niños o a su grupo familiar a informar a la escuela si uno de ellos contrae el virus. Si esta última situación ocurre, es sumamente necesario iniciar un rastreo de personas con las que el infectado tuvo contacto y realizar pruebas de diagnóstico rápido.
Si bien el cierre de las escuelas contribuiría a reducir la transmisión del covid-19, no acabaría por eliminar la transmisión comunitaria. Además, se ha comprobado que la efectividad del cierre de escuelas disminuyó en comparación con el de la primera ola debido a mejoras en las medidas de higiene en entornos escolares.
Aunque la carga viral de covid-19 en pacientes pediátricos aún no se ha determinado con precisión y es el tema central de futuras investigaciones, es importante proporcionar a los niños un entorno seguro de aprendizaje para reducir los riesgos de transmisión. No hay que olvidar que el cierre de las escuelas produce efectos negativos en los niños y en sus emociones, capacidades de socializar, aprendizaje y hasta en rasgos de su personalidad.

Fuente: Novel Coronavirus 2019 Transmission Risk in Educational Setting

0 comentarios

Enviar un comentario

¡Únete a mi lista de correo y recibe contenido exclusivo de mi sitio web!

¡Te has suscrito satisfactoriamente!

Share This